Pechos grandes, para perderte

A todos los hombres (y a algunas mujeres) nos gustan los pechos grandes… y el que diga que no, está mintiendo. Es cierto que las tetas naturales tienen su encanto, pero no se pueden comparar con unos pechos enormes que realmente son capaces de tonificar y estilizar la figura de una mujer.
Aunque pueda sonar muy superficial, lo cierto es que cuando una mujer está marcado un escote prominente, se convertirá en el centro de todas las miradas, es más probable que tenga éxito frente al tío al que se quiere ligar y algunas otras ventajas a tener en cuenta.
En el caso en el que estés pensando en aumentar la talla de tus tetas o no, a continuación te vamos a dar algunas razones a favor.

Beneficios de aumentarse el pecho

Tetas grandes, un placer

Mejora de la confianza

Aumentar la talla del pecho consigue, primeramente, que la mujer sienta más confianza en ella misma. La propia mujer se siente mucho más deseable, impresionante y atractiva. Todo esto viene reflejado por la forma en la que la sociedad actúa sobre nosotros/as.
Es cierto que no todas las mujeres lo van a reconocer, pero a todas les afecta en un cierto grado.

Consigue mejorar tu físico

También ayuda a la mujer a mejorar su físico. La mayoría de la ropa femenina está diseñada para chicas que tengan las tetas grandes; de esta forma se pueden adaptar perfectamente a ellas consiguiendo un efecto mucho más atractivo y estimulante.
Además, cuando vayas a comprar ropa nueva te darás cuenta de que todo te queda mejor precisamente por lo comentado en el párrafo anterior.

Mejora tus relaciones en la cama

Está comprobado que las mujeres que tienen las tetas grandes se sienten más poderosas en la cama. Además, si compran cualquier tipo de lencería erótica o artículo para tonificar aún más su cuerpo, les quedarán tan bien como a las modelos que aparecen en la ficha de artículo de las mismas.
Están menos acomplejadas y eso les ayuda a tener relaciones sexuales plenas.

Centro de todas las miradas

Esto puede ser una ventaja o desventajas según el tipo de situación. Dependiendo del escote que se pongan, podrán captar más las miradas de las personas. Esto contribuye que se sientan bien consigo mismas y a despertar su propio deseo (y el de los demás).

Algunas razones para aumentarte los pechos que debías de conocer.

Sueño erótico, hacérselo con una universitaria de 19 años

Una de las categorías más visitadas en las páginas porno son las de jovencitas que se desnudan para tener sexo. Además, los términos que más se suelen buscar son aquellos referidos a universitarias cachondas desnudas.
Debido a ello se puede deducir porque es tan común tener un sueño erótico donde aparezca una universitaria. Puede tener 19 años o incluso ser menor, al estar en nuestra mente no debería de haber ningún tipo de problema (es más, seguramente en el sueño no vayamos a preguntarle la edad).
A continuación vamos a comentar las principales causas por las que se pueden llegar a dar este tipo de sueños.

Sensación de lo prohibido

Si tenemos una edad bastante superior a los 19 años, el hecho de montárnoslo con una jovencita supone experimentar una sensación de prohibición que no hace otra cosa que aumentar nuestra excitación. Es cierto que es mayor de edad y que puede hacer lo que se le venga en gana, pero la sociedad siempre tendrá un pequeño tabú en relación a que personas con edades muy diferenciadas puedan salir juntos.
Probablemente sea una manifestación de nuestros deseos más ocultos.

Todo en su sitio

A medida que el cuerpo va creciendo, esa turgencia tan característica va desapareciendo. Aunque pueda sonar bastante mal es cierto: una chica de 19 años tendrá un cuerpo perfecto mientras que una mujer que empiece a pasar de los 30 años empezará a notar como este se empieza a deteriorar.
Está es otra de las razones por las que probablemente hayas tenido ese sueño. Puede que recuerdes esa época de estudiante donde pudiste meterle mano a una mujer en esa edad; de esta forma habrás comprobado que estaba “todo en su sitio”.

Excitación al llevarla “al lado oscuro”

Una chica joven, en especial si todavía es virgen, es como si todavía su inocencia se mantuviera intacta. Aunque sabemos que no debemos porque vamos a arrebatarle una parte importante de su vida, esto genera una gran atracción que en sueños no podemos llegar a dominar.
El hecho de acostarnos con una jovencita y ser el primero que lo hace es altamente excitante.

Seguramente la combinación de factores anteriores se ha acumulado en tu cabeza para poder generar ese tipo de sueño. No obstante, aprovéchalo porque no sabes cuándo vas a volver a tenerlo.

Si crees que no es posible realizar el sueño de hacértelo con una chica universitaria de 19 años, siempre puedes acudir a los servicios de una agencia de escorts especializada en realizar ese tipo de fantasía sexual con algunas de las chicas de www.casual-escorts.com encontrarás chicas escorts de barcelona y escorts de madrid.

Garganta profunda

Garganta profunda es un término que, en el ámbito sexual, se refiere a la práctica de introducir el miembro viril del hombre de forma erecta en la boca. La idea es que llegue directamente hasta la garganta y, allí, utilizar algunas técnicas especiales de movimiento para aumentar el placer del hombre.
Esto se debe de hacer de forma continua y así se consigue estimular el glande. Finalmente se puede elegir si tragarse el semen o bien escupirlo. Esto dependerá de la planificación que se pueda tener y de la voluntad del hombre para conseguir retirar el pene a tiempo.
Una de las variantes del método de garganta profunda es aquel donde el hombre controla la situación. Para ello tiene su merced la boca de su compañera/o y podrá penetrarla hasta que llegue a lo más profundo de la garganta.
Uno de los problemas que se pueden producir es la sensación de arcada. Cuando el pene llega a la garganta (como si entra cualquier elemento extraño en esta) seguramente la sentiremos. Algunas actrices porno aseguran que esta sensación se puede llegar a controlar; de hecho, podemos encontrar muchos vídeos en Internet que más que pornográficos, nos indican como lograrlo.

Algunos pasos para practicar garganta profundo

Lo primero que tienes que hacer es aprender a respirar únicamente por la nariz. De esta manera en ningún momento te quedarás sin respiración y no te agobiarás teniendo que interrumpir la práctica en el mejor momento.
Intenta practicar eso durante algunos minutos hasta tenerlo completamente controlado.
Puedes practicar el tema de la arcada metiendo 2 o 3 dedos en el interior de tu boca. Intenta aguantar con ellos unos 5 segundos dentro de la boca y luego sacarlo. Repite esto varias veces hasta intentar acostumbrarse a esa sensación.
Es complicado (algunos dicen que imposible) así que simplemente hay que probar a ver que tal se nos da.
También es importante ejercitar tus músculos fáciles. En el caso en el que tu compañero tenga el pene grande, puedes sentir cansancio en ellos. Esto ocurrirá las primeras veces hasta que los músculos queden bien ejercitados.
Se cuidadosa a la hora de elegir la postura ideal para hacer esta práctica: Normalmente la mejor es de rodillas, consiguiendo que tu cabeza cuelgue y estén alineadas la boca y la garganta.
Pues hacer “prácticas” con algo que se parezca a un pene (un vibrador, un plátano, zanahoria) y así estrás preparada para cuando llegue el momento.

Amantes del handjob

“Handjob” es un término que seguramente conoces de haberlo visto por Internet. Está presente en muchos vídeos por lo que es posible que te hagas una pequeña idea de a lo que se refiere.
En español lo podríamos traducir como masturbarse o hacerse una paja. Técnicamente una traducción algo literal podría ser “trabajo de mano” por lo que ya se puede deducir sobre lo que se está refiriendo.
Hacer una buena paja es todo un arte. Solo un hombre es capaz de detectar lo que le gusta y a la velocidad que le gusta que se la meneen. Si quieres sorprender a tu hombre con una buena masturbación, tan solo tienes que seguir los consejos siguientes.

¿Cómo aprender a masturbar a un hombre?

Postura

Intenta encontrar la postura correcta para poder masturbarlo sin cansarte. Esto es fundamental porque corta mucho el rollo que tengas que estar cambiando de mano cada cinco minutos.
Es complicado encontrar una buena postura ya que nunca se sabe en la posición en la que se la vamos a practicar. Al final se le acaba cogiendo práctica y la mano no se cansa tanto, pero al principio nos puede costar acostumbrarnos.

Juego de presión

A los hombres les gusta sentir diferentes tipos de presión sobre su pene. No obstante, tienes que regular para no apretar demasiado; cualquier síntoma de dolor puede hacer que su erección disminuya.
La idea es ir probando. Es muy importante observar su reacción en base a las técnicas que estás experimentando. Si detectas que le está gustando, sabes que puedes seguir… si, por el contrario, hace cualquier mueca de desagrado, deberías de cambiar de técnica.
Y bueno, si tienes dudas siempre le puedes preguntar directamente sobre lo que le gusta o no.

Aumenta el ritmo

Para hacer una buena paja es fundamental controlar el ritmo. La mejor estrategia es empezar poco a poco e ir aumentando la velocidad progresivamente; es importante que la mantengas estable en el momento en el que va a llegar la eyaculación.
Un elemento que no puedes perder de vista son los testículos. La idea sería masturbarlo con una mano y dejar la otra libre para poder estimularlos. Es algo complicado pero si consigues dominar la técnica conseguirás que llegue a un nivel de excitación increíble.

Cualquier cosa que se te pueda ocurrir para sorprenderle será bienvenida.